El valor PRUEDENCIA, por Emilio Ontiveros