El valor SOLIDEZ, por Vicenç Aguilera